Vengo de un mundo al que no pertenecía

Morana Christian

Vengo de un mundo al cual no pertenecí, lo intenté  pero no pude. Intenté entender sus reglas, formar parte, conocer sus habitantes, sus mañas y sus pasiones pero no pude hacerlo… Cada tanto (ya desde éste nuevo mundo) sueño con ser parte, con brillar bajo ese cielo eternamente soleado y escuchar el grito de una multitud corear mi nombre con una banalidad tan profunda que llena el alma.

Tuve la oportunidad de ser reconocido, de poder desempeñarme dentro de sus reglas. Brillaba en el campo verde como pocos; el talento me sobraba pero me faltaba decisión, la cabeza nunca fue mi fuerte… Mis días en aquel mundo nunca fueron felices, me movía a diario entre idas y venidas, entre el extraño ecosistema cargado de hipocresía y dudas, sobre todo dudas. No sabía (mucho menos entendía) de qué se trataba; cómo era que convivían estos dos mundos tan distintos dentro mí…

Ver la entrada original 1.703 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s