James “Boogaloo” Bolden & El Club del Jump (2016)

Durante estás semanas de noviembre se cumplen cuatro años de la gira que realicé junto a James Bolden & El Club del Jump. El tour incluyó conciertos en las ciudades argentinas de Mar del Plata, Ramos Mejía, Azul, Tandil, La Plata, Salto y el Festival de Blues de Buenos Aires y la participación en el festival Mississippi Delta Blues Festival de Caxias do Sul en Brasil.

Sin dudas aquella gira fue determinante para mí y aprendí muchísimo escuchando a “Boogaloo” que buscaba transmitirnos su experiencia de una manera sumamente didáctica pero también muy exigente. Una noche antes del primer concierto en Mar del Plata teníamos pactado el ensayo en Buenos Aires. Llegué temprano y esperé bastante nervioso a los compañeros que fueron llegando, en ese momento me debatía en si iba a estar o no a la altura de semejante desafío. De cualquier manera llegó el momento del ensayo. James entró a la sala y ya estábamos esperando con los instrumentos listos para empezar. Se acomodó y comenzamos a tocar. No recuerdo si fue durante el primer tema o alguno de los siguientes pero la cuestión es que cortó el tema porque no estaba satisfecho con lo que escuchaba e inmediatamente comenzó a dar indicaciones a todos, no reparé en lo que le decía a los demás pero nunca me voy a olvidar lo que me tocó a mí. El quería que yo cambie la base que estaba tocando y me cantó una para que como la escuche la toque. No lo pude hacer, el momento me superó, todos mirándome y yo nervioso intentando entender el inglés y lo que él me cantaba fue demasiado para mí. Pasó y siguió dando indicaciones a otro. Siguió el ensayo sin problemas y me fui a casa con una sensación muy rara.

Abbey Road minutos antes del inicio del show.

Al otro día viajamos desde Buenos Aires a Mar del Plata temprano. Conducimos los cuatrocientos kilómetros (aprox.) en un auto separados de él y la producción. Las conversaciones denotaron la preocupación por hacerlo bien y que James esté conforme. Recuerdo como dato sin importancia que paramos en una estación de servicio y la televisión argentina mostraba el discurso de Donald Trump luego de ganar las elecciones y apunto de asumir. Uno le preguntó que pensaba de eso y él contestó en tono gracioso que quería quedarse en Argentina (o algo así que dio a entender eso, no estoy siendo textual). Llegamos a la prueba de sonido sin él que iba directo al concierto y sin comer nada, de apoco el nerviosismo comenzó a ceder y dejar entrar el calor en mis manos, terminamos la prueba y nos metimos a esperar la hora del comienzo. El show fluyó con mucha energía y para la mitad ya lo estaba disfrutando. Esa tensión se fue mezclando con la música. Creo que él comenzó a confiar en que nosotros le íbamos a responder y nosotros empezamos a sentirnos seguros de estar en el mismo escenario que él. Por lo menos así lo sentí yo.

Parte del show en Mar del Plata. Argentina

Terminó el concierto y apagaron las luces entre los aplausos de la gente satisfecha por lo que había visto y escuchado. Entramos al camarín donde por fin nos esperaba una hamburguesa a cada uno después de pasar todo el día sin comer. Recuerdo que el ambiente se distendió presagiando que cada noche iba a ser mejor que la anterior. Disfruté mucho aquellos momentos mirando y observando como la gente entraba desordenada al camarín para sacarse fotos con James. Finalmente llegó el momento de irnos al hotel y es ahí donde mantengo uno de los recuerdos más vivos de aquella noche cuando logramos por fin reunirnos los pibes para poder relajarnos y compartir la experiencia en la esquina del hotel. El hermoso momento de terminar el día sintiendo el humo hacer de las suyas. Fue sin dudas un buen comienzo.

Dormimos y salimos temprano en busca de la siguiente noche en la ciudad de Tandil en la Provincia de Buenos Aires donde nos esperaba otro escenario. La sensación de ir de menos a más siguió quedando en evidencia en el Macanudo Bar. El show lo recuerdo nuevamente con mucha energía y la sensación de ir mejorando la seguridad sobre el repertorio y de tener la figura de Boogaloo entre nosotros. Una de las cosas que me parece que aprendimos fue a tener que adaptarnos rápidamente a los músicos que acompañábamos. En aquellos años esa modalidad se había vuelto nuestra forma de trabajo y grupalmente estábamos convencidos a llevarlo a delante con mucho profesionalismo. De eso se trataron esos años, comenzamos a ser completamente profesionales. Lo que no es sinónimo de hacer bien las cosas siempre, de hecho al otro día del concierto fuimos invitados a una asado al mediodía que atrasó nuestro camino a la ciudad de Azul donde nos esperaba el “X Festival Cerventino” en el Teatro Español. El camino fue sinuoso pero finalmente llegamos a la noche para el último show de la primera parte, antes de volver a casa, dormir en casa una noche para volver a salir rumbo a Music Room en la ciudad de Salto y empezar así la segunda parte de la gira en nuestra ciudad de Buenos Aires.

Imágenes del show en Tandil.

Como les decía fueron muy diferentes los sentimientos con los que salí de mi casa en Buenos Aires rumbo a la gira y con los que volví. Comencé preocupado e inseguro y regresé disfrutando de estar al lado de un músico de esa talla, un pedazo de la historia de la música que amo. No había mucho tiempo para detenerse y dudar. Así venía la agenda de la banda en ése noviembre.

Llegó finalmente el show en el ciclo “Blues Night Club” en Valinor Pub de Ramos Mejía. Aquel escenario fue como nuestra casa, el lugar donde todas las semanas tocabamos con diferentes músicos invitados. Esa noche el bar se vistió de fiesta para recibir a James y así lo disfrutamos.

Recuerdo al show en Blues Night Club como el concierto en el que comencé a sentirme cómodo con el repertorio. El marco de la familiaridad que teníamos con el escenario y con el público que disfrutaba tanto de “Boogaloo” como de vernos a nosotros con él. Fue sin duda una de las noches más altas del ciclo.

Blues Night Club 2016.

Finalmente se acercaron los últimos conciertos de la gira. Uno en el Maldito Blues Club de la Plata, escenario de lo más importantes y longevo del circuito argentino del Blues donde pasaron muchísimo músicos de todo el mundo y dos de los festivales más importantes del género en Argentina y Brasil. La banda estaba afianzada y disfrutando mucho cada noche. Y así me dispuse a hacerlo, bailé y me dejé llevar para dejar entrar la experiencia para que haga estragos en mí. Fueron conciertos totalmente viscerales que no resisten análisis desde otro punto de vista. Acá entonces les comparto imágenes y videos de esas noches.

Participación en el Buenos Aires Blues Festival con Willy Crook de invitado.
Participación en el Mississippi Blues Festival (2016).

Las palabras empiezan a sobrar para intentar describir aquella gira que me cambió la visión de muchas cosas y repercutió de manera muy contundente tanto en mí. Es muy difícil marcar precisamente los momentos en que uno aprende, procesa e incorpora la música pero creo que aquellos momentos fueron sin duda una bisagra en mi manera de interpretar el blues con el bajo.

Para finalizar y agradecerles que han llegado hasta acá les comparto un pedazo de la historia de James Bolden que intentó transmitirnos y sacar lo mejor de cada uno de nosotros. Creo convencido que lo logró y que después de realizar esa gira yo aprendí a ser un poco mejor. Decirles también que pueden encontrar mi música y mis letras en las plataformas y redes sociales que todos conocemos. Dejo los enlaces y agradezco mucho a quien quiera apoyarme y suscribirse a cualquier de mis canales. Sin más, les deseo que anden con salud, les aconsejo que se cuiden y nos cruzamos en el camino.

Canal de YouTube
Spotify
Instagram
Facebook
Twitter

Pasó el B.B Blues Portugal junto a Greg Izor & Emilio Arsuaga

La vuelta a los escenarios se hace lenta y perezosa, esto hace que las pocas oportunidades que aparecen las disfrute mucho más. Así fue que salimos de con el auto de la incertidumbre que se vive en Madrid hacía las tierras que limitan con el Atlántico. Portugal nos recibió de maravillas desde el primer momento y tanto la organización como el equipo técnico del Festival B.B Blues Portugal nos hizo muy fácil el disfrutar de la música. Les traigo por acá algunas imágenes del show en donde pueden observar las caras de felicidad que llevamos por compartir un poco el … Continúa leyendo Pasó el B.B Blues Portugal junto a Greg Izor & Emilio Arsuaga

Third Man Trio

Third Man Trío es la nueva propuesta en la que me encuentro inmerso, un proyecto que empezó de manera diferente. Cuando terminó la primer oleada del virus en España y nos empezaron a dejar salir para juntarnos de manera privada lo hicimos con César Crespo, Javi Suárez y Greg Izor solo movilizados por encontrar un norte rodeados de micrófonos y muchas ganas de estar juntos y tocar. La primera sesión fue inaugurada con la parrilla quemando carbón mientras los micrófonos se preparaban para registrar esas canciones que cada uno había estado componiendo en los momentos de encierro máximo. Llegué aquél … Continúa leyendo Third Man Trio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s