Reflexión sobre un día de elecciones

Hoy es uno de esos días en los que me gustaría teletransportarme y aparecer en las escaleras de la línea A, salir a la Plaza Flores y entrar en la escuela pública que me enseñó a ser quién soy, a comer lo que haya en la mesa, a cuestionar, a escribir, a leer y a sumar.. Llegar a la puerta, respirar profundo, entrar en un aula, mirar las cartulinas colgadas que enseñan la imagen de San Martín, el abecedario y todo el amor de los maestros plasmado en las paredes del día a día y emitir mi voto con una sonrisa. Desde muy chico participé y disfruté de la fiesta democrática ya sea pidiéndole a mi abuela que me deje entrar al cuerpo oscuro con ella, viendo a mi vieja fizcalizar, opinando de política en los cumpleaños mientras los grandes me callaban por ser chico. -callate que vos no estuviste. Decían sobradores mientras yo me enojaba arruinando más de una mesa familiar a los gritos para irme a investigar y esperar el próximo cumpleaños para seguir discutiendo com argumentos, ir dormido el lunes al colegio por esperar los resultados hasta la madrugada, fiscalizando yo mismo después o simplemente yendo a expresarme. Me apasiona la política y la veo como la única alternativa real para poder cambiar las cosas.
Siento que es una de las elecciones más importantes desde que tengo consciencia y la burocracia del consulado me impide votar después de decidir pasar un tiempo fuera junto a mi enorme compañera debido a los evidentes resultados de las politicas del peor gobierno en muchos años que no sólo destrozó ante mis ojos las posibilidades de desarrollo, planeamiento y evolución profesional que venía cosechando con mucho esfuerzo junto a mis compañeros desde hace años sino por el grado de insensibilidad social, odio y sinismo que se encargaron de sacar por sus poros de privilegios offshore y guerra judicial y mediática. Vi ante mí cómo mi caché iba siendo cada vez menor mientras los servicios eran cada vez mayores. Toqué durante el gobierno de Macri al rededor de 250 conciertos en algo más de 10 países y acabe subiendome a una camioneta para poder pagar los gastos mínimos mientras mi compañera tenía que dejar su trabajo independiente y que amaba para poder subsistir juntos. Fuimos una pareja joven, independiente, emprendedora y dedicados a nuestra vocación destruida moral y económicamente. Viajé, miré otras realidades y otras maneras de hacer las mismas cosas, leí, entendí, cambié de opiniones pero no de convicciones (cosa que este gobierno de Cipayos unitarios no parece tener) pero lo que tengo es la esperanza y la alegria de que hoy el rumbo va a ser otro, que se termina una etapa horrible para los argentinos y que sin duda la hostoria se encargará de contar y poner al hijo del Al Capone argentino en el lugar que merece. Tengo la esperanza de que se va a recuperar lo que es nuestro y la certeza de que la Patria Grande se está uniendo y despertando. Seria bueno que los que operan en la sombra por una Latinoamerica desunida y pobre se den cuenta de que esa batalla no tiene sentido porque somos pueblos orgullosos de ser lo que somos, acostumbrados a dar batalla con identidad y consciencia social. Pueblos que siempre estuvieron abiertos a recibir a quién quiera llegar. Pueblos que sentimos a los vecinos como hermanos porque sufrimos las mismas cosas, porque resistimos de la misma manera a todos los imperios que intentaron e intentan quedarse con lo nuestro y no paramos de soñar con estar unidos en una gran Nación como soñaron y sueñan nuestros verdaderos líderes. Me da mucha tristeza no poder sentir el aire de un domingo democrático ni la fuerza de resistencia que viaja por todo el territorio en estos tiempos pero siempre pensé que mi voto en solitario no cambia las cosas porque lo lindo de la democracia es que uno sólo no es nada sin el conjunto de la maza que en definitva es lo que hace la diferencia y, aunque algunxs, me hayan dicho que no puedo opinar porque circunstancialmente estoy lejos puedo sentir esa hermosa sensación de que pronto todo va a volver a estar mejor y desde mí presente, esté dónde esté, haré lo que alcancen mis posibilidades para poder ver una Latinoamerica unida, plagada de derechos, con pueblos originarios, con políticas sociales, con equidad, con justicia, industria y comercio interno, con cultura y diversidad, con libertad y distribución de riquezas, con aborto legal para que las mujeres puedan decidir sobre su cuerpo y su vida, con marihuana de cultivo legal para evitar el narcotráfico, con la iglesia separada del estado y la educación laica y gratuita de excelencia, con maestros cobrando más que los los cardenales. Por la salud pública de calidad y la memoria de Favaloro. Por erradicar el hambre en un país que produce 10 veces más de los alimentos que necesita. Por todo esto y mucho más creo que mi voto queda en evidencia aunque no lo meta en el sobre! Disfrutar de la fiesta cada uno como puede, yo lo haré con mi compañera intentando sobrevivir a la mezcla de emociones encontradas y como vengo andando hace mucho nos cruzamos en el camino!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s