Smith & Sons


 

 El Alfil Rosso es un lugar detestable, el más profundo de todos los infiernos, un lugar oscuro donde solo las ratas acompañan a lo más bajo de la escoria humana. Un sótano donde a diario se juntan los poderosos y los desdichados a jugar su destino en una mano de poker o un movimiento de alfil. Ése alfil que representa un movimiento en diagonal entre las oscuridades, a los costados de los reyes moviéndose sigilosamente intentando influir las decisiones de la pareja más poderosa pero influyente. La luz es escasa, se entra por una puerta de madera que no parece decir demasiado, inmediatamente la escalera te lleva hacía el infierno, escalón tras escalón te vas a acercando. Tu alma, de apoco, se va enloqueciendo comunicándolo con un zamarreo de corazón, las venas vibran como si la sangre pediría a gritos escaparse de esos tubos que la aprisionan, la sangre pide una revolución que cambie para siempre el sistema humano. Esa misteriosa puerta insulza se la ve al lado de la respetada inmobiliaria Rosso. Como si fuera un juego cínico de Don Álvaro, el “Alfil” se desempeña en las profundidades mientras el sol sólo puede bendecir los cimientos honorables de una inmobiliaria que el barrio de Almagro representa.cantilo

  Entre partidas de poker, prestamistas, prostitución, contrabando, cantores de tango, políticos, comisarios y matones, Álvaro Rosso construyó su poder, el barrio lo ignora, el pueblo lo ignora. Ese mismo hombre es el que se presentará a elecciones, que le sonríe en una foto, que le pone una hermosa cara de buen hombre antes de despertar de un sueño y vivirlo en la realidad. Obtener el poder y control total de la hermosa Buenos Aires. Imagine una ciudad tomada por la mafia, dirigida y gobernada por la gente que busca hacerse con más y más poder para seguir alimentando sus negocios oscuros de un sótano con humedad. El destino está en tu manos. Votá José Cantilla, un trabajador como todos nosotros. Querido compañero, el futuro de nuestra ciudad depende de vos.


Anuncios