Etiquetas


 

Mahomaabubakr.jpg

“El que hace reír a sus compañeros

merece el paraíso.”

 


                 El interno Ernesto Ferraro le pone punto final a su relato, fruto de un sin fin de conversaciones que supe disfrutar a pesar del frío y la melancolía que se respira en un lugar como ése. A sus 87 años, es el paciente que más tiempo lleva internado en el Hospicio de las Mercedes, donde niegan cada palabra de las que él cuenta pese a que hay fuentes que afirman que la noche de los disturbios existió. Poco tiempo después de la fecha en que -según él- sucedió la fuga, se generó un incendio donde se quemaron
varios archivos de los internos entre los que, se supone, estaban los de Iolster y Fausti. Los médicos y las autoridades siguen negando la existencia de éstos dos personajes tan importantes en la historia que nos cuenta Ernesto. El doctor Shuster fue director del hospicio en las fechas que Ferraro nos detalla, pero también él negó lo sucedido. Por parte de la familia de Ernesto, es cierto y comprobado que tuvo dos hijos con una tal Estela, pero se dice que son fruto de las visitas que ésta le proporcionaba, ya que ella también sufre de enfermedades psíquicas. Sus hermanos afirman que su padre no tuvo que ver en la internación de Ernesto, aunque su suicidio es cierto y es tal como nos contó. Por último, en la historia clínica de Ferraro faltan algunas hojas, justamente donde tendría que figurar su muerte y el posterior reingreso, dejando en blanco los años que, supuestamente, estuvo en libertad. Muchos son los interrogantes en éste caso, tanto Ernesto como los directivos del hospicio tienen pruebas a su favor.
La sentencia es personal.


Anuncios